lunes, 2 de marzo de 2009

ALQUIMIA SENTIMENTAL

EL ALQUIMISTA DE SENTIMIENTOS

Hace un par de semanas, el 6 de Febrero justo el día de mi cumpleaños número 26… no sé por qué pero creo que me sentía triste. La verdad es esa: un sé por qué…
Y generalmente cuando me siento así ( o de cualquier otra manera), leo. Y justo encontré algo de Gibrán que quiero compartir:



¿Es posible celebrar la tristeza?

No te identifiques con la tristeza. Transfórmate en un testigo y disfruta el momento de tristeza, porque la tristeza tiene su propia belleza. Nunca lo has observado. Te identificas tanto, que nunca penetras en la belleza de un momento triste. Si te fijas, notarás las riquezas que has estado perdiendo. Cuando eres feliz nunca eres tan profundo como cuando estas triste. La tristeza tiene profundidad; la felicidad tiene algo de superficial.
Depende de la actitud. Cuando te entristeces piensas que te ha sucedido algo malo y tatas de escapar. Nunca meditas sobre ello. No hay nada malo en ella. Es otra polaridad de la vida.
La felicidad es un polo, la tristeza el otro. La vida es ambos. Un vida de pura dicha tendrá extensión , pero no tendrá profundidad. Una vida de pura tristeza tendrá profundidad, pero no será extensa. Una vida de ambas, tristeza y felicidad es multidimencional; se mueve conjuntamente en todas direcciones.
Para mi, la vida en su totalidad es buena. Y cuando entiendes la vida en su totalidad, solo entonces puedes celebrarla. Celebración significa que cualquier cosa que suceda no importa, la celebraré. Si estoy feliz, lo celebraré. Si me entristezco también celebraré.
Un místico sufí, muy pobre, hambriento, rechazado y cansado del viaje, llegóa un pueblo por la noche y allí nadie lo aceptó. Era un pueblo de gente muy ortodoxa y cuando hay musulmanes ortodoxos es muy difícil persuadirles. Ni siquiera querían alojarlo en el pueblo. La noche era fría, estaba hambriento, agotado, si suficiente ropa. Estaba sentado en las afueras del pueblo, bajo un árbol. Sus discípulos estaban sentados allí muy deprimidos, muy tristes e incluso enojados.
Y entonces empezó a rezar diciendo a Dios: “¡Eres Maravilloso! Siempre me das todo lo que necesito”. Esto fue demasiado. Un discípulo dijo: “Espera, ahora estas yendo demasiado lejos, especialmente esta noche. Estas palabras son falsas. Estamos hambrientos, cansados, sin abrigo y desciende una noche fría. Hay animales salvajes por todos lados, hemos sido rechazados por la gente del pueblo, estamos fin refugio. ¿Por qué le estas dando gracias a Dios? ¿Qué quieres decir cuando dices: “Siempre me has dado lo que necesito”?”
El místico dijo: “Sí, y lo repito otra vez: Dios me ha dado todo lo que necesito. Esta noche necesito pobreza, esta noche necesito ser rechazado, tener hambre, estar en peligro. De otra manera ¿Por qué me lo daría? El cuida de mis necesidades tan hermosamente. ¡Es realmente maravilloso!”.
Esta es una actitud que no depende de la situación. La situación no es importante.
Celebra, ante cualquier suceso. Si estas triste, celebra porque estas triste. Haz la prueba y te sorprenderás, sucede. ¿Estás triste? Ponte a bailar, porque la tristeza es muy bella. Y de pronto empezarás a sentir que la tristeza está desapareciendo, se crea una distancia. Poco a poco olvidarás la tristeza y estarás celebrando. Has transformado tu energía.
Esto es alquimia: transformar los metales comunes en el oro mas puro. La tristeza, la ira, los celos: metales bajos que pueden ser transformados en oro porque están constituidos por los mismos elementos que el oro. No hay diferencia entre el oro y el hierro, porque tienen los mismos elementos, los mismos electrones. ¿Has pensado alguna vez que un trozo de carbón y el mas preciado de los brillantes del mundo son la misma cosa? No hay diferencia. En efecto, el carbón comprimido por la Tierra durante millones de años se convierte en diamante. Solo un diferencia de presión, pero ambos son carbón, ambos estan constituidos por los mismos elementos.
Lo mas bajo puede ser transformado en la mas alto. A lo bajo no le falta nada. Solo se necesita una redistribución, una recomposición. La alquimia no es mas que esta. Cuando estés triste, celebra y le estarás dando una nueva composición a la tristeza. Le estarás aportando algo que la transformará. Le estarás aportando celebración. ¿Enojado? Entrégate a una hermosa danza. Al principio el baile será agresivo, violento. Poco a poco, se hará mas suave, y mas suave, y mas suave, entonces de pronto te has olvidado del enojo. La energía ha cambiado, se ha convertido en danza.
¿Estás triste? Empieza a contar, a bailar, a reir. Lo que puedas hacer, hazlo, y poco a poco, el metal mas bajo se transforma en el mas alto: oro. Una vez que conoces la llave, tu vida no volverá a ser nunca la misma.
Puedes abrir cualquier puerta. Y ésta es la llave maestra: celebrar todo.
Si cambias tu tristeza por celebración, también serás capaz entonces, de transformar tu muerte en una resurrección. Así que aprende el arte mientras todavía hay tiempo. No dejes que la muerte llegue antes de que hayas aprendido la secreta alquimia de cambiar los metales bajos en metales superiores. Porque si puedes cambiar tu tristeza, puedes cambiar la muerte. Si puedes celebrar incondicionalmente, cuando la muerte llegue, serás capaz de celebrar, partirás feliz. Y cuando partes celebrando, la muerte no te puede matar. Al contrario, tu has matado a la muerte. Pero empieza, haz una prueba. No hay nada que perder. Pero la gente es tan tonta que incluso cuando no tiene nada que perder, no quieren hacer la prueba. ¿Qué puedes perder?, si al final vas a terminar muerto.OSHO

5 comentarios:

Fran dijo...

Qué lindo texto. Creo que tendré que empezar a celebrar mi tristeza y mi soledad, uno se enceguece tanto con esos sentimientos..

vaL dijo...

Interesantes pensamientos. Yo aprendí a ver la belleza en la tristeza, ¿vos aprendiste?.
Yo creo que sin sentir la oscuridad de la tristeza jamás podremos sentir la calidez de un momento de felicidad. ¿A caso podríamos ser felices si no nos hemos sentido infelices antes? Creo que no existe la felicidad sin la infelicidad, y viceversa.
Quizás tendremos que caer al más profundo de los abismos para luego conocer el esplendor de la felicidad...y encontrarla en lo más simple, en lo más cotidiano de la vida, en los pequeños placeres.
¿Haz muerto en vida alguna vez? No sabrás lo que es resucitar si nunca haz muerto, y a veces para conocer la magia de la vida debemos renunciar a ella y morir completamente...para luego renacer de nuestras cenizas...y abrir los ojos ante las infinitas maravillas que el mundo tiene para mostrarnos.
Seamos alquimistas, transformemos la tristeza en algo bello, sublimemos nuestras lágrimas en bonitas pero tristes palabras...
¿Alguna vez te haz detenido a mirar fijamente a los ojos a la naturaleza del dolor? ¿No crees que en el dolor muchas veces también está el placer, y que en la tristeza muchas veces se esconde la belleza?
Sepamos disfrutar de esa belleza en la tristeza, pero nunca nos resignemos a ella. Desalojemosla cuando sea necesario...para luego sonreir una y mil veces en el momento en el que ésta haya desaparecido.
Seamos alquimistas, construyamos sueños de nuestras caídas y volvamos a mirar el cielo cuando estemos por el suelo.
Moriremos en vida todas las veces que sea necesario...sabiendo que luego renaceremos y nuestra luz brillará como nunca antes ha brillado.
























Gracias por las lindas palabras.
Te cuento que leí tus intereses y comparto todos menos ese de "hacer lo posible por no enamorarme"...¿cómo puede ser eso posible? estoy segura de que alguna vez cambiarás tu opinión...
Ah! las películas que mencionaste las conozco casi todas, y mi película preferida es Amelie ♥





Saludos desde lejos :)

18051994 dijo...

Naa sos de Curuzu Cuatia? mi vieja es de allá...
Un besote Sam :)

simplemente yo dijo...

Muy lindo el comentario anterior, se me torna un poco dificil a mi pero capaz que de a poco puedo hacerlo.
Sam gracias por pasarte por mi blog y responder a mi duda, de ahora en mas prestare atencion a los perros.

simplemente yo dijo...

me referia al comentario de VaL, besos