martes, 22 de marzo de 2011

Cosas



   Y aca estoy, volviendo a Saenz Peña después de un viaje relámpago a Buenos Aires para hacer un trámite del trabajo en el centro… Así es, hoy la profesión me detinó a la provincia de Chaco, por ujn par de meses para hacer unos trabajos de medición para lo que va a ser la construcción de un acueducto que atraviesa toda la provincia… 500 kilómetros!!!
   Ni Córdoba, ni Catamarca, ni Ezeiza… Chaco!
 Este nuevo año está siendo casi inolvidable, por las idas y vueltas que tiene mi vida. Desde que me fui de Corrientes estuve buscando casa en Ezeiza, donde tengo asegurado un trabajo en otra obra vial… cuando estaba por concretar un contrato de alquiler me llaman para irme a General Belgrano, Provincia de Buenos Aires para hacer unos trabajos previos para el ensanche de un río… por un mes y después devuelta a Ezeiza… dijo mi jefe. Tres semanas después de eso, tengo que irme al Chaco… por tres meses me dijo! Igual tengo todas las intensiones de buscar casa en Ezeiza durante mis francos.
   Igual pasaron montones de cosas, por eso tal vez la desaparición del Blog. Para ser sincero extraño Corrientes y mi vida allá. Pero todo cambio es para bien, eso se supone y a pesar que tal vez lo mejor que me pudo haber pasado iba a suceder por un momento de no-clama… sigo con la misma rutina.
   Estuve a punto de cumplir mi utópico sueño. Estuve a milímetros de agarrar la bici, un par de cosas y empezar a pedalear, dejando todo atrás… iba a ser un impulso, pero pudo haber sido lo mejor, considerando que es lago que estoy postergando desde hace varios años.
   Pero me enfrié y decidí afrontar mis problemas y como todo caballero asumir las consecuencias.  Y acá estoy, trabajando duro para salir del pozo, alejado de mis seres queridos pero sabiendo que en un par de meses todo va a cambiar y vamos a volver a ser la familia que tanto anhelamos formar.
   Pasaron un montón de cosas, todas suman experiencia… a veces pienso que por tantas cosas que pasan ya no voy a tener lugar para acumular experiencias de la vida. Pero me pongo a pensar e inmediatamente me rio de mis problemas… considerar que hay gente que se quedó sin casa, sin economía, sin familia… y sigue entera y pensando en volver a empezar… a veces uno se hace problemas por cosas tan efímeras como el dinero, se queja del trabajo, reniega por lo material… y hay tantos que no tienen dinero ni trabajo ni cosas materiales… yo tenía una moral y me dí cuenta que la perdí, me volví un idiota consumista, pensando que eso me hacía feliz; por suerte me dí cuenta que no es así y pienso volver a ser el otro idiota, el que la sociedad lo considera idiota; un idiota inteligente.
   Ayer estaba en Retiro, en la Plaza San Martín. Había un hombre, desarropado, con barba larga y el pelo mas o menos como lo tengo yo después de viajar dos días… ¿qué hacía este hombre? Meditaba… en qué estaría pensando? En las cosas que no tiene o en lo que le sobra? Yo pienso que hay tanta gente feliz dando vueltas por el mundo, tanta gente de la que uno podría aprender… yo quiero volver a ser feliz, despertarme a la mañana y sentir lo que sentía antes… un mililitro de felicidad mas… y no es nada difícil, solo retrotraerme un par de años y tirar todo al carajo (moralmente hablando)… solo tengo que buscar dentro mío lo que fui dejando enterrado y sacar a espeleólogo que llevo dentro y volver a ser feliz, junto con los que quiero y el que se quiera acoplar será bienvenido….
   Acá nace un nuevo Sam… acá renace el viejo Sam

2 comentarios:

Valèrie dijo...

Hola Sam!!
En primer lugar, gracias por decirme que soy una buena persona :) en segundo lugar, yo también lo siento así, cada vez que te leo.
Me gustaron mucho estas palabras porque pese a denotar cierta tristeza de a momentos...el final está cargado de esperanza y de fuerzas para estar atentos frente a los cambios y al ser en movimiento, fuerzas para vivir de acuerdo a nuestros principios y de acuerdo a lo que consideramos mejor para nosotros...
Me sentí muy pero muy identificada además, ya que recién ahora...después de tres años, he logrado salir completamente de un pozo en el cuál me sumergí en el 2008...y si bien hubo momentos muy bellos en estos tres años...siento que recién ahora volví a sentir la intensa felicidad que sentía en aquel entonces...y sé que no soy la misma, pero la intensidad de esta armonía bella que hoy me acompaña sí lo es.
Así que andas por el Chaco...¡y yo que te hacía viviendo en Buenos Aires! cuántos cambios que transita tu vida en tan poco tiempo...cuesta a veces afrontarlos pero hay que mirarlos con buena cara y tratar de seguir caminando con una sonrisa pese a alguna que otra lágrima que alguna vez aparezca.
A los problemas hay que mirarlos a la cara, mirarlos fijamente para poder enfrentarlos y superarlos. Esquivándolos solo haremos que la bola se haga más grande...o como diría el Principito...que el baobab crezca mucho mucho y haga explotar al planeta. Me alegra saber que a tus raíces de baobabs las extirpás en el momento adecuado...
Es muy cierto que a veces nos hacemos problemas por cosas insignificantes, pero como vos decís: pensándolo en profundidad, esas cosas no son más que trivialidades en esta vida. Lo único verdaderamente trágico es lo que no se puede cambiar con nada de lo que hagamos, todo lo que pueda ser estado transitorio, merece nuestras fuerzas y empeño para ser superado.
Ojala pronto vuelvas a reencontrarte con tu familia, aunque pese a la distancia estoy segura de que esos lazos permanecen fuertes y unidos.
Las experiencias nunca son demasiadas, aún queda un largo camino por recorrer...
Te deseo de todo corazón que puedas renacer por completo Sam, un fuerte abrazo!!

Valèrie dijo...

Noo Saamm! esto está LEJÍSIMOS de un análisis :P son palabras escritas debido a mis experiencias de vida, pero me alegra muchísimo que te puedan servir de empuje :)

Ojalá la vida algún día nos encuentre.