jueves, 9 de julio de 2009

Deseo

Cuando estaba manejando hacia Posadas vi dos estrellas fugaces. En realidad fue una de ida, como a las cinco de la mañana y otra a la vuelta como a las nueve de la noche. Y para variar pedí el mismo deseo que siempre pido.
Por qué será que siempre pido el mismo deseo? A pesar de que hasta ahora nunca se cumplió. Tal vez en algún momento me decida y lo haga realidad. Todavía no debe ser el momento.

3 comentarios:

vaL dijo...

A veces uno prefiere seguir deseando, aunque en el fondo sepa que quizás puede concretar ese deseo...es precisamente el desear lo que nos motiva a seguir esperando.

simplemente yo dijo...

Nunca en mis 24 años vi una estrella fugaz...
Pero cada vez que soplo las velitas para mi cumple deseo lo mismo, y aunque en realidad ya se cumplio en parte ese deseo, lo sigo deseando cada año

Ale dijo...

si, así se comenta, no puede beberse la misma agua del mismo río... ¿es posible repetir el deseo?